Por Simón Franco Suárez

El pasado viernes 2 de marzo, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Minería, se presentó el libro “Entrenamiento para siempre” publicado por La Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial y la Cátedra Ingmar Bergman.
El libro es uno de los resultados de los cursos intensivos que durante dos años (de manera esporádica) impartieron Juri Alschitz y otros artistas y maestros internacionales  en el Centro Universitario de Teatro, CUT. Los cursos estaban dirigidos especialmente a los maestros del CUT con la intención de replantear y profundizar en las pedagogías y metodologías de actuación a partir de la producción de ejercicios teatrales. En palabras de Mario Espinosa: el libro supone un “recetario libre de ejercicios teatrales. Al medio le hacen falta libros como este”, agregó.

La presentación contó con la participación de Erwin Veytia, Priscila Imaz (quienes participaron en todos los cursos) y Mario Espinosa, actual director del CUT. La conversación fue moderada y presentada por Abril Alzaga (coordinadora de la Cátedra Bergman).
La conversación empezó con Mario Espinosa, quien habló del programa (en alianza con la Unión Europea) que dio lugar a los cursos de Alschitz y otros maestros en el CUT. Posteriormente explicó la naturaleza del libro como una enciclopedia de los ejercicios de teatro y actuación que se probaron, practicaron y transformaron en los cursos con Alschitz.

El micrófono pasó a Erwin Veytia quien destacó que “lo importante no es aprender los ejercicios de memoria. Sino jugar con ellos. No se trata de darle máximas al alumno, sino preguntas.” Lo cual les dio la posibilidad de traducir los ejercicios en su propia búsqueda como alumnos, maestros y actores.
Por su parte, Priscila recordó la visión que Alschitz tenía del actor como un artista abierto a las posibilidades, siempre en favor del mundo escénico.
También comentó que, en su experiencia como maestra, “dar clases es un proceso de un proceso donde hay que destilar y traducir la información” en función de la pregunta a desarrollar.

Complementando lo dicho, Mario afirmó que esta metodología va en contra de la tradición del maestro gurú que perpetúa una sola forma de enseñar y hacer teatro, “los ejercicios se pueden transformar porque están vivos”.
Por su parte, Abril dijo: “no hay enciclopedia de ejercicios teatrales acabada, los ejercicios están en movimiento”. Por eso este libro está dirigido tanto a la técnica actoral como a su pedagogía. Es una herramienta para que uno pueda diseñar su propia metodología actoral.

“Trabajamos sobre las preguntas, no sobre las recetas” enfatizó Erwin. Ya que “no hay un solo teatro, son muchos”. Por eso el curso permitían irse a los extremos. Desde ejercicios como Este es mi teatro, donde el alumno presentaba de manera performática su visión individual del teatro, hasta ejercicios como el Cardumen en el que los alumnos generaban una conexión grupal que los hacía moverse como uno solo. Priscila narró cómo se hacían ejercicios que surgían de lugares espaciales, textuales o psicológicos según fuera la búsqueda.

Finalmente Abril preguntó si usaban los ejercicios en su enseñanza y en su quehacer teatral. A lo que los tres respondieron que sí. “¿Y han visto sus frutos?” Los tres asintieron. “Entonces funciona”, concluyó.

 

 

JoomlaMan